10 de junio de 2010

¡Oh leones nacidos en la jaula! *

Aunque a veces pienso que, en vez de leones, sois como gacelas que huyen ante cualquier extraño ruido... Creo que algo más bravo de vosotros se puede esperar.
Los años pasan, y después de ese tal Zaghloul otros encantos luego desencantados han aparecido: Ayman Nour o Mohamed el-Baradei, con la perpetua sombra de unos hermanos lobos disfrazados con piel de cordero. Y en vuestra cabeza tenéis la frase perpetua: - No somos nada.

Y ni esta ni la otra vez habéis salido victoriosos. Ni cuando pensábais estar dirigidos por la fuerza panarabista ni cuando luego hubo una falsa paz, que no era más que un silencio obligado a no discutir y acatar las normas injustas. Tampoco despertáis cuando se cumplen 31 años de más represalias, ¿qué tiene que ocurrir para que vuestro rumbo cambie? La vida se engalardona de cibernautas que luchan por los derechos, pocos salen a la calle por miedo a ser abducidos y golpeados; algunos se llegan a perder en la poca humildad y las ansias de fama. El twitter, la blogoesfera y el facebook son vuestras armas contra el gigante. Pero nada se puede hacer contra los servicios de los hombres con gafas oscuras que todo lo ven y lo saben. Las esperadas burlas se convierten en una presencia malévola en tu casa, en preguntas incómodas y ruidos de eco mientras usas el teléfono. Sin embargo, la prensa deja pasar aire fresco o, por lo menos, esa es la impresión que se quiere dar. Mentira. El sindicato de periodistas no son más que ardillas: movimientos rápidos y huidizos.

Una crónica pura y verde nunca se da en estas tierras. Sois leones nacidos en jaula, unas veces mansos, como gacelas... otras, testarudos, como toros.

No hay dios que os entienda.

* esta es una frase que pertenece al poeta portugués Fernando Pessoa.

1 comentario:

Yassin dijo...

Es que... es que nada, no sé que decir, jeje

Tengo sobredosis de hermanos musulmanes.. llevo 2 días peleándome con un demagogo de ellos que no para de darme la brasa en el blog árabe... vaya paisano madre mía! Si de lejos hasta hace gracia lo frikis que son.. pero cuando hay que aguantarlos cambia el asunto.