30 de agosto de 2008

Mujeres de Arabia Saudí

Documental
La periodista que aparece en este documental es una pakistaní musulmana que viaja a Arabia Saudí para ver con sus propios ojos cómo están adoptando en este país la entrada de nuevos valores y usos sociales (sobre todo en lo referente a la mujer y a sus libertades individuales)manteniendo como base el Islam en su más pura esencia, a pesar de estar en pleno siglo XXI. El documental está firmado por Discovery Channel. *Pinchar en Video 1, 2, 3, 4 y 5 para verlos. Video 1:
En esta primera parte vemos cómo la periodista tiene que adoptar las costumbres sauditas de vestimenta (ponerse el conocido'abaya negro que cubre cabeza y cuerpo) y desplazarse siempre acompañada por un hombre, en su caso, un señor escolta que le proporciona el gobierno y que será puente de comunicación entre ella y cualquier hombre.
1er choque: el vestuario. Incómodo y caluroso. 2º choque: a la hora de comer sólo podrá acceder a las zonas especiales para mujeres.
3er choque: se da cuenta de que en Arabia Saudí las mujeres se encuentran toda su vida en plena sumisión hacia el hombre. Si son solteras, dependen de su padre; si están casadas, de su marido; y, si son viudas, de sus hijos. Las mujeres no pueden tener DNI ni pasaporte, tampoco ir a ciertos lugares, como un hospital por ejemplo, sin el permiso de éstos sus guardianes.
4º choque: primer encuentro con las autoridades, en este caso, la policía religiosa o moral que le transmiten, a través de su escolta por supuesto, que no están de acuerdo en que vaya por ahí llamando la atención con una cámara. Pero al final le dejan continuar con su trabajo.
5º choque: maltratos ocultados. Muchas mujeres son golpeadas y maltratadas por sus maridos (bueno, esto también pasa en otros países). Hace un tiempo una famosa saudí decidió publicar sus fotos en el hospital tras una paliza asestada por su marido. Le aprobaron el divorcio. Hoy en día el 50% de los matrimonios en Arabia Saudí terminan en divorcio, un derecho que el Corán reconoce pero que en este país se convierte en una carrera de obstáculos para la mujer.
6º choque: ¿cómo podrá haber reformas si en este país está prohibido criticar al gobierno? Además, las reuniones de más de 20 personas necesitan de una orden gubernamental especial.
7º choque: Hay elecciones municipales y 3 son las mujeres que se han presentado candidatas pero no quieren hablar con la periodista por miedo. Finalmente, una de ellas acepta y es la segunda entrevista en la que aparece el controvertido tema sobre el problema y limitación que el periodo (la menstruación) supone para las mujeres a la hora de desarrollar ciertos derechos. Esta no es la opinión de la candidata, sino de muchos hombres (y mujeres) en este país.
8º choque: periodista y mujer, la mezcla maldita. Entrevista a una de las pocas periodistas que existen en este país (de las que escriben, no de las que ponen la cara bonita en la televisión). Imaginad por un momento cómo sería trabajar para un medio y cada vez que necesitárais hacer una llamada o escribir un email (unas 20 veces cada mañana, vamos) tuviérais que hacerlo a través de la mediación de un hombre. Aunque recientemente esta norma se ha suavizado un poco en el caso de las periodistas que estén ejerciendo su profesión. 9º choque: entrevista frustrada con la sociedad nacional de Derechos Humanos. Primero, le niegan el paso en la puerta por ser mujer. Tiene que entrar por la puerta especial para las mujeres. Después el delegado no accede a la entrevista porque piensa que una mujer hablaría mejor sobre los derecho de la mujer. Una vez que consigue hablar con una mujer, ésta tampoco acepta ser entrevistada porque está en contra de su religión!
El documental termina con una sensación un poco extraña. Sobre todo con respecto a las nuevas generaciones, mujeres jóvenes que se esfuerzan por sacar adelante una familia y un título universitario. El problema es que, al final, este título se queda cogiendo polvo en el armario.
Además, en las elecciones municipales que se mencionan ni siquiera les está permitido a las mujeres votar...
La propuesta de fortalecer y conseguir la igualdad de los derechos de la mujer en países árabes con modelos más aperturistas y progresistas que les permitan acceder libremente a la educación, por ejemplo, algo que para ellos se convierte en sinónimo de igualdad, se queda en una vaga propuesta; mientras que, digo yo, ¿no se debería también educar a los hombres para avanzar más rápidamente?

2 comentarios:

Yass dijo...

Lo de Arabia Saudi es criminal, incluso en los ojos de mujeres arabes y musulmanas de otros paises arabes.. El problema consiste en la mezcla de costumbres rancias y una interpretacionintegrista del islam..

Me alegro de haber llegado a este blog, yo tengo uno parecideo (No tan bueno, claro.. esto es algo profesional.. yo soy un blogger de tercera regional)

Lo agrego a mis favoritos

Un saludo

Carlos dijo...

Hola

Yo vivo en Riad, y escribí sobre la situación de las mujeres aquí.

Sobre todo hago incapié en que tienen que ser ellas las que empiecen a reclamar sus derechos, pues si no, no se los van a conceder por que sí.

Al final las mujeres no pueden votar ni presentarse a las elecciones, cosa que el documental se pregunta.

Si queréis echarle un ojo a mi post aquí lo tenéis:

http://nopierdasacarlos.wordpress.com/2008/06/02/las-mujeres-en-arabia-saudi/