5 de mayo de 2008

Ginane Makki Bacho. Pintando la guerra y la vida en el Líbano

Itxa. 5 de mayo de 2008

Llevaba una hora esperando a que diera comienzo cierta rueda de prensa en la Biblioteca de Alejandría, en fin, digamos que olvidé llegar tarde. Cogí mi cuaderno de bolsillo donde apunto palabras sueltas y frases en árabe egipcio para ir memorizándolas, para matar el tiempo... como en esta ocasión. Pero vino a ser que el tiempo de repente se quedó paralizado. Delante de mi, una mujer entrada en edad pero con una frescura que desprendía energía por todos los poros. Vestidito corto por encima de las rodillas (walahi, lo juro, y esto en Egipto no se 'lleva').

Pensé... ¿quién será esta señora? En cuestión de segundos me miró y se acercó, con su teléfono en la oreja, agarrando su bolso con las dos manos buscando incesantemente y con cierto nerviosismo... algo... que yo sí tenía... "Apunta, por favor..." Y con un árabe que para mi era comprensible a medias me dictó un número de teléfono que apunté rápidamente en mi cuaderno.

"¿Lo tienes? Muchísimas gracias". "Sí, tenga mujer, no es nada".

Y a los diez minutos supe que era libanesa... que era artista, profesora y mujer en guerra, por sus hijos, por su país y por el futuro de sus hijos y de su país. Entonces fue cuando decidí hacerle esta entrevista.


¿Por qué decidió ser artista Madam Ginane?

No creo que ser artista se elija. Creo que nací artista porque desde una edad muy temprana. Recuerdo que pintaba y dibujaba mucho, escribía historias con imágenes y palabras. Sin embargo, viniendo de una familia de educadores, mi padre difunto influyó mucho en mí. Quería que yo estudiara literatura, para seguir sus pasos que, finalmente, seguí. Empecé Literatura Árabe, luego francesa, adquirí mi licenciatura (en Lengua y Literatura Francesa) y comencé mi Diplome D’Etudes Superieures, luego oí algo sobre un concurso para ser admitido en el Programa de Bellas Artes, al que decidí presentarme y allí fue cuando empezó mi viaje al mundo del Arte. A pesar de que mi padre no se sintió muy bien porque esperaba que fuera a por el Doctorado de Literatura. Por entonces yo tenía 23 años, dos hijos y esperaba el tercero. Me casé a la edad de 18.

Tuvo entonces muchas fuente de inspiración…

Era joven cuando ya me vi rodeada de arte porque teníamos una enorme biblioteca en casa: literatura, árabe, francesa e inglesa… muchas reproducciones de trabajos artísticos que mi padre había comprado en París cuando estaba en la Sorbonne preparando su Doctorat D’Etat. Principalmente, eran de Van Gogh, Renoir, Monet, Manet… y de los clásicos Michael Angelos, Leonardo Da Vinci (con La Monaliza enfrente de mi cama), Rembrandt… etc.

Y libros, especialmente los viejos maestros. Pero había uno que me gustaba de manera extraordinaria ‘Los desastres de la guerra de Goya’. Más tarde, me empezaron a fascinar Gauguin, Van Gogh, Matisse o Miro. Pero para mí Picasso es el genio de nuestros tiempos. He visto cientos y cientos de libros de él, docenas de exhibiciones en su museo en París, Nueva York. Sus cerámicas, sus pinturas… Su Guernika… para mi cada vez siempre hay algo nuevo y sorprendente sobre en este genio. Más tarde, en América me impresionó Pollock y de Kooning…

¿Qué técnica prefiere utilizar en tus pinturas y porqué? Los colores que predominan son casi siempre oscuros, fuertes azules, rojos, negro… ¿qué representan?

Depende de mis sentimientos, soy impulsiva y muy genuina. Me gusta experimentar todas las técnicas para así poder expresarme mejor de la mejor manera, va con mis sentimientos y mis visiones. En otras palabras, las técnicas son para mi herramientas para transportar lo que pasa por mi mente.

En cuanto a los colores, sí, admito que son muy fuertes, reflejan mis más fuertes sentimientos. Soy una persona apasionada, como artista, como madre y como profesora. Hago cualquier cosa de corazón por eso los colores son un reflejo de lo que voy a hacer. No soy analítica, soy intuitiva, instintiva y trabajo rápidamente sin preocuparme de complacer o no a la gente.


Además de estos fuertes colores, muchos de sus trabajos parecen muy siniestros, albergan un sentimiento que a primera vista parece negativo, ¿es debido a la influencia de las guerras vividas en el Líbano?, ¿cómo queda este sentimiento representado?

Como una visión propia. No pretendo dibujar meros paisajes aunque sí lo hice, pero son paisajes imaginarios. Por supuesto, un artista auténtico y genuino queda influenciado por lo que le rodea. Viví 10 años en la guerra antes de trasladarme con mi familia a Nueva York. Busqué allí mi educación, en el Pratt Institute para conseguir el Máster en Bellas Artes. Pero, estando yo allí, mi mente estaba en el Líbano y no podía pintar o hacer cualquier cosa excepto basado en una guerra que asolaba mi país. En otras palabras, las imágenes que había visto allí me perseguían y volvían a mi cada vez que me venían al oído algunas noticias y siempre estaba preocupada por mi país y mi gente.

Sus trabajos no solo son pinturas, también se dedica a trabajos de imprenta, escultura, libros de artista y fotografía. ¿Cuál cree que es más apropiado para mostrar la realidad? ¿Cuál podrían ser las diferencias entre ellos en cuanto a expresar sentimientos se refiere?

Como bien he dicho antes, me gusta experimentar, aprender técnicas nuevas. Estoy ávida de conocimiento y esto es bueno y malo al mismo tiempo. Bueno para ampliar conocimiento pero malo porque necesito tiempo para perfeccionarlo, pero todavía creo que hay un término medio para todo. El Arte es como la música, algunas veces tocas solo, otras acompañado con una orquesta. No hay nada que reemplace a los otros. Algunas veces todo está combinado como ocurre en mis pinturas ‘mixed media’. Siempre y cuando sea algo que venga del corazón y de los sentimientos, será bueno, sin depender de si se trata de un enorme cuadro o un pequeño aguafuerte. Y, dependiendo de las circunstancias, algunas veces solo tienes tu cámara con la que quieres capturar un trozo de realidad, sobre el horror o sobre la belleza.

Con el libro de artista puedo hacer una compilación de mi poesía unida a mis imágenes… con la sensación de que el tiempo vuela… comencé a estar obsesionada por todo el tiempo malgastado en huir de la guerra de un lugar a otro para proteger a mis cuatro hijos.


¿Cómo es el mundo del Arte para una mujer ahora mismo en el Líbano? ¿Cómo era en el pasado? ¿Cree que las mujeres tienen el reconocimiento que se merecen?

Bueno, las mujeres libanesas siempre han estado en una situación más favorable que en el resto de países árabes. Solemos ser muy occidentalizadas. Cuando era joven siempre solía llevar minifaldas y tener un alma libre. Por supuesto, esto depende de dónde procedes, pero en general la situación era ésta. En los años sesenta y principios de los setenta las mejores salas de exposición (galerías) eran propiedad de mujeres, y las mejores artistas eran mujeres. Ahora también, tenemos las mejores mujeres artistas y las mejores en organizar eventos internacionales como Homeworks, sobre el arte del video, espectáculos y todo sobre nuevas generaciones (jóvenes artistas).

En 1986-7 hice un roll de quince metros acompañado con un video. Estaba en Nueva York por entonces y lo mostré en el Fennel Gallery, de la artista Nada Sehnaoui (
la artista que hace poco expuso 600 váteres como representación del conflicto en el Líbano). El título fue: ‘Across Continents’, y trataba sobre la guerra en Beirut y la escena del arte en Nueva York.

Pasó mucho tiempo en los Estados Unidos, y ahora vuelve a residir en el Líbano, ¿le gustaría volver a América?

No fui a Estados Unidos de forma voluntaria. Viví allí diez años de guerra en el Líbano, y además era una de las zonas más peligrosas. Por eso volamos de allí a otro lugar.

Anteriormente vivimos en París, donde estudié el aguafuerte. Estuve allí dos años, hasta que en 1978 volví a Beirut pensando que las cosas estaban mejor. Hicimos esto varias veces. Incluso después de la invasión de Israel, aislados de nuestras familias y amigos durante siete meses. Pero volvimos e intentamos reconstruir nuestro antiguo piso por entonces destruido. ¡Hice esculturas con la metralla de las bombas que había en mi piso!

Finalmente en julio de 1984, las cosas empezaron a enloquecer de nuevo y a ser muy peligrosas para mi familia. Entonces mi hermana, que vivía en Manhattan, me rogó que saliera del Líbano. Yo estaba atada a Beirut, donde enseñaba -enseño- aguafuerte incluso durante la guerra. Cuando recuerdo esos días tiemblo con sólo pensar en cómo podía enseñar y hacer los trabajos al mismo tiempo que las explosiones me dejaban sorda y cómo luego volvía a casa en coche por calles desiertas con bombas cayendo por todos los lados. Muchos coches explotaban delante de mis ojos, el espectáculo que he visto podría llenar páginas y páginas.

Pero educar a cuatro hijos no es tarea fácil. Ellos eran mi prioridad y creo que, después de todo, les debo mi vida. Es porque quería mantenerlos vivos por lo que luché tanto: Valiente y finalmente superviviente. Sí, sobreviví a la guerra con plena salud mental por mis niños, no quiero mostrarles a ellos mis miedos o mi angustia. Me he mantenido firme siempre. Eduqué a mis niños con ayuda de dos chicas de Sri Lanka que venían a casa cuando se lo pedía: siempre después de que los criminales paraban sus explosiones. Luego llevaban a los chicos mayores al colegio… Me pregunto ahora si haría lo mismo otra vez y arriesgar sus vidas por un poco de aprendizaje… Imposible, ellos son mi vida. Fui a veces muy dura con ellos, les intentaba dar coraje y les decía que no tenían que temer nada en este mundo. Solía convencerles de que yo estaría siempre a su lado, y que si algo me ocurría a mi o su padre, que corrieran y se pusieran a salvo donde pudieran.

Debía estar loca en ese momento… cuando el número de muertes era de más de 200 a 400 diariamente y varios centenares heridos, casi muertos por la falta de cuidados hospitalarios. Que si volvería a América… sí, iré. Pasé 20 años de mi vida allí, tengo tres hijos en Washington DC., tres hermanos en Nueva York y una hermana en California. Además, me gusta ir ya que tengo a mis mejores amigos allí soy profesora también.

Entonces, rehiciste realmente tu vida allí…

Bueno, lo primero, cuando salimos del Líbano tras la insistencia de mi hermana de abandonar el país nunca pensé que estaríamos allí más de unos pocos meses. Pero entonces, la guerra empeoró y los años pasaron hasta que finalmente me miré al espejo y ni siquiera podía reconocerme a mi misma… cuando llegué a los Estados Unidos era joven, hermosa, valiente, llena de ambiciones, acompañada por mis niños. El tiempo pasó, sin facilidades, mis hijos crecieron y consiguieron buenos trabajos allí.

En ese mismo espejo me vi tan diferente… los signos de la edad, las cicatrices de penas que nunca desparecerán… Viviendo en una guerra, habiendo sido forzada a salir del país… no es fácil. Estoy profundamente enraizada en mi cultura y la amo enteramente, incluidos los vicios, la fealdad y la corrupción

Por supuesto, hay aspectos negativos en todas las culturas…


¿Crees en un mundo perfecto? ¡Yo, no! ¿Dónde te gustaría estar el resto de tu vida? En tu propio país, por supuesto. Aquellos que niegan su propio país no son merecedores de mi querer. A mis hijos solo les permito hablarme en árabe en los Estados Unidos. Lo hablan muy bien, aunque no pueden leerlo o escribirlo puesto que el árabe escrito es diferente del hablado.

Sí, son muy diferentes. El escrito es el llamado Árabe Estándar Moderno… Luego, cada país tiene su árabe hablado (egipcio, libanés… etc). Y, tus hijos ¿ no piensan en volver a sus raíces?

La situación económica del Líbano está haciendo que todo el mundo se vaya. Cada año mis estudiantes graduados en Beirut presentan sus candidaturas para trabajos en el Golfo o se van de forma permanente a Canadá, Estados Unidos… Yo continúo diciéndoles que recuerden esto, porque ellos serán mi representación en un futuro.

Yo he estado en América durante 20 años. He sido una buena ciudadana americana pero siempre he soñado con volver a mi tierra. Aquí tenemos un magnífico clima, deliciosa comida y gente cálida.

Ellos no vuelven… pero, ¿y usted Madam Ginane? ¿Por qué volver justo ahora que las cosas no parecen ir, francamente, bien?

Por entonces tomé la decisión más sabia. Los Estados Unidos en el momento adecuado. Creo que América no está hecha para edades avanzadas… por eso decidí volver aquí. Conseguí un buen estatus social, trabajo en la Universidad Americana de Beirut…. ¡Quería hacer esto antes de ser demasiado mayor!

Por supuesto lamento mucho estar lejos de mi familia y amigos pero los visito de cuando en cuando. Además todos los libaneses aman a su país, por lo que me visitan al menos una vez al año.

Ahora que vuelve a revivir un país en conflicto... ¿cómo es la vida allí? ¿Cree que esa nueva guerra, que todo el mundo espera que ocurra finalmente, es sólo alarmismo creado por los medios de comunicación?

No lo creerás pero… ¡no me interesa! No leo los periódicos ni veo la televisión, a dondequiera que vaya, incluso en los taxis, escucho las noticias… pero nada. Ya sabes que aquí todo es esfuerzo inútil, la gente habla mucho y las noticias se difunden rápidamente. Tengo el más joven de mis hijos diciéndome siempre que habrá una guerra y que está preocupado por mi pero yo… a mi ya no me preocupa eso. He alcanzado una edad en la que pienso que ya no puedo cambiar nada.

El útimo verano la tensión era muy alta… era justo el verano en el que Israel atacó el Líbano y destruyó y mató a miles de personas. Yo no tenía miedo. Al contrario, corría de un lado a otro ayudando a los refugiados en jardines públicos y escuelas que abrieron sus puertas y ofrecieron comida para los enfermos.

Increiblemente peligroso Madam Ginane….y pudiéndose ir a los Estados Unidos…

¿Qué esperabas? Salir del país por rumores de conflicto… ¡sólo gratifica a Israel y a los políticos americanos! Si todo el mundo sale del país, éste queda en manos enemigas, además hay muchas personas que no pueden salir, sin dinero, sin lugar a donde ir…

Yo soy privilegiada, tengo a donde ir pero amo a mi gente, ¿sería feliz si egoístamente me marcho y veo lo que ocurre a través de la televisión? No, prefiero estar aquí en caso de que pueda ayudar a los demás. Mis amigos que están aquí en Beirut piensan que soy estúpida porque tengo oportunidad de marcharme, pero ¿acaso sé cuándo comenzará la guerra y cuánto durará? ¿acaso sé si volveré aquí?


Pero no dudaste en marchar a Estados Unidos al principio…

Cuando me marché en julio de 1984 estuve fuera veinte años… En ese tiempo la guerra alcanzaba su pico y yo tenía cuatro niños. Ahora no tengo nada de lo que preocuparme, bueno, tengo por supuesto mis trabajos artísticos, mis pinturas, mi casa y mi estudio pero si lo piensas bien… ¿es esto más importante que las vidas de niños asesinados por las armas de guerra más horribles nunca antes vistas, o asesinados incluso por envenenamiento tras lanzar productos químicos en todo el sur del Líbano?

Si lo piensas razonablemente… al final te vas para siempre porque tu región está construida sobre un volcán que entra en erupción cada cierto tiempo, hasta que el conflicto palestino-israelí termine. Y, hasta que el mundo entero no esté de acuerdo en que Israel debe incluir a los países árabes en un tratado de paz firmado por ellos, Egipto, Jordania, el Golfo o Palestina seguirán resistiendo y estarán en su total derecho de hacerlo.

Son las palabras de una refugiada… debe entenderles mucho mejor que nosotros… el miedo, la presión de un país extraño, la imposibilidad de volver a tu país de origen..


Como libanesa no me gusta ser refugiada en otro país, preferiría morir aquí en el Líbano, incluso teniendo el privilegio de ser ciudadana americana…. Acto de heroísmo no, son solamente los principios que han estado permanentes en mi vida. Y, en cuanto a mis hijos, ellos son libres de hacer sus vidas como quieran.

Si no hubiera un conflicto aquí… te digo sinceramente que me viviría en un pueblo pequeño en Africa y trabajaría allí. Entonces sería irme por mi propia elección, no dejar el país por miedo. No más miedo… Cuando era pequeña, tenía mis responsabilidades para con mis niños. Ahora soy libre para hacer lo que quiero y amo a mi país y a mi gente.

Después de esta historia de conflictos e inestabilidad en el Líbano… ¿cómo está el mundo del Arte? ¿Puede ocurrir, u ocurre, igual que en Iraq donde se aprovechó el conflicto para robar auténticas reliquias?

Durante el verano de 2006, sé de muchos estudios de amigos artistas que habían sido destruídos totalmente. Mala suerte para todos nosotros… de todos modos, sigo pensando que las vidas de los niños son mucho más importantes, no importa cuán apegada a mis trabajos pueda llegar a estar. Pero no puedo imaginar que algo como lo que ocurrió en Iraq pase aquí… fue la mayor vergüenza para la humanidad que los americanos ayudados por iraquíes traidores hicieran eso en bibliotecas y museos.

Conozco Iraq muy bien, me pone enferma que el mundo civilizado no esté reaccionando. Europa perdió su importancia, la Unión Soviética desapareció y los rusos ahora mueren de hambre mientras otros acumulan billones. Es política americana. Estoy realmente sorprendida porque los europeos solían ser fuertes, ahora incluso con su unión no son nada. No están libres si quiera de la invasión americana en todo el globo terráqueo.

Es cierto, Europa no tiene voz tajante en estos conflictos. Por otro lado, mejor así… no me gustaría ir por el mundo viajando con el nombre de europea si esta Unión comienza una guerra detrás de otra.

Puedo parecerte sarcástica pero, tengo una pequeña sugerencia para el mundo… la curva del castigo… dejemos que los Estados Unidos nos gobiernen. Dejemos que la Tierra se americanice… pero… Paremos los genocidios y las guerras, paremos la violencia y los asesinatos en todo el mundo. No destruyamos la civilización, se la debemos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos, a la próxima generación y el próximo milenio, si es que hay otro. Lo que está pasando ahora es la vergüenza más grande ocurrida en la historia, esto significa que las personas no aprendemos del pasado.

La biblioteca de Bagdad ha sido destruída justo igual que la de Alejandría lo fue tiempo atrás. Pero fue hace 3000 años… el ser humano es criminal y la educación no logra educar a nadie.

Soy una mujer pacífica que sueña con la paz en el mundo, que sueña con que todos los niños tienen qué comer, no con niños hambrientos muriendo porque no hay comida ni con enfermos muriendo porque no hay medicamentos a su alcance mientras billones de dólares se gastan todos los días en armamento…

http://www.ginane.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hi,

I am one of Mrs. Makki Bacho's past students and current friends, and could not help noting a couple of points as I read your interview with her. I hope that you will excuse my English; I do not know Spanish.

1. This is not the first time I read Mrs. Makki Bacho's words (albeit the first time these words take the context of an interview), and over and over again I am pleased to hear Mrs. Makki Bacho's voice coming so clearly through her words. Mrs. Makki Bacho pointed indeed out at the fact that it has been a long time since she last read, and that this is behind the somehow untamed flair in her style. I here would add, if I may, that 'untamed' is half the story behind her words. The other half would be how faithful her words would be to her orbit.

2. Mrs. Makki Bacho's account of her conversion to painting reminded me of an Algerian novel well-known in the Arab world, written by Ahlam Moustaghanmie, entitled Thaakiratoul Jasad (translated Memory in the Flesh if my memory serves me well). Part of the story of the novel's protagonist is that he was one of the freedom fighters in Algeria's war for independence from the French colonisation, and that he gets converted from fighting and to painting, unwillingly, when his left arm gets amputated subsequent to a field injury. The protagonist's doctor notices his patient's worsening psychological state, and against that, tells him that he has to either paint or write. The protagonist was always told that he had a bright future in writing, and for that precisely chooses painting. The parallelism between Mrs. Makki Bacho and the protagonist of the novel strikes me in that, for both, painting was the way to escape the master narrative (which would be writing).

Delving deeper into the parallelism, I find myself tempted to ask; which was your left hand, Ginane?

3. On a less analytical scale, I would like to merely point out that I was touched by Mrs. Makki Bacho's style in saying 'Act of heroism, no it’s just principles I stick to in my life'.

4. Reading your educator and friend write 'EDUCATION DIDN’T EDUCATE ANYBODY' feels like an ice shower. I do not know why this quote ignited in me the much more positive 'Education is what remains after one has forgotten everything one learned in school', and I am sure that an answer better than both quotes lies in the space between them.

Best,
Ahmad Osman

Anónimo dijo...

Ginane's words and Ginane's art are intertwined. When one reads her words and one examines her art one feels what she feels: her deep love for her mother country Lebanon , its people, culture and natural beauty and undisputed geographic majesty.

Ginane talks about her fatigue from the political instability of Lebanon and how she detached herself from that which is constant wars and political bickering that is plaguing the Middle East in general and Lebanon in particular. She resorts to words and art as her refuge.

Ginane’s art is passionate and expressive. The deep colors and her style are indicative of the immense feelings she holds toward humanity.

Humanity is her banner, her brush strokes and her words are her expression to every thing HUMAN.

March on Ginane. “You are a shinning artist (city) on the hill.” Ms. Suad S. Qubain

itxa dijo...

Shokran awi, thanks for the comments... And sorry for the technical problems Ms.Sued(ma3lesh). Es verdad lo que decís, ya Ahmed para mi también fue como si me hubieran tirado un jarro de agua fría cuando Ginane dice que la educación parece no haber servido para enseñar.

Sued, ¿tú también ves la luz que desprende Ginane? Sí, la pude percibir en su mirada, sin haber visto todavía ni una pizca de su arte. No hizo falta... lo que ahora hace falta es que no le ocurra nada, Madam Ginane por favor continúe en contacto contándome su día a día en Beirut... prefiero eso a leer las noticias!!!!

Jorge Restrepo dijo...

Mi amiga Ginane, gracias por avisarme sobre este arículo, siento mucha emoción al leer tu entrevista. Primero que todo, eres un ejemplo como mujer y como artista. Al ver tu expresionismo al pintar, puedo entender claramente la infinita unidad que hay entre éste y tu historia, que es la misma historia de tu pueblo. Siempre he sentido profundo respeto por las culturas árabes, por todo lo que significan por el mundo. Al provenir de un país en guerra como Colombia, al ser enmigrante colombiano, veo como en un espejo tus palabras.
Tu condición de profesora y líder de tu familia son también admirables. Sigue pintando, sigue enseñando y pensando, con tanta claridad y firmeza.
Con aprecio,

Jorge Restrepo