7 de diciembre de 2008

El Aid el Kebir o la fiesta del sacrificio en honor a Abraham

Aconteció después de estas cosas, que Dios probó a Abraham. Le dijo: --Abraham. Este respondió: --Aquí estoy. Y Dios le dijo: --Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Abraham se levantó muy de mañana, ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus siervos y a Isaac, su hijo. Después cortó leña para el holocausto, se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho. Al tercer día alzó Abraham sus ojos y vio de lejos el lugar. Entonces dijo Abraham a sus siervos: --Esperad aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros. Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo; luego tomó en su mano el fuego y el cuchillo y se fueron los dos juntos. Después dijo Isaac a Abraham, su padre: --Padre mío. Él respondió: --Aquí estoy, hijo mío. Isaac le dijo: --Tenemos el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto? Abraham respondió: --Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. Cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, compuso la leña, ató a Isaac, su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. Extendió luego Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová lo llamó desde el cielo: --¡Abraham, Abraham! Él respondió: --Aquí estoy. El ángel le dijo: --No extiendas tu mano sobre el muchacho ni le hagas nada, pues ya sé que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste a tu hijo, tu único hijo. Entonces alzó Abraham sus ojos y vio a sus espaldas un carnero trabado por los cuernos en un zarzal; fue Abraham, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Y llamó Abraham a aquel lugar «Jehová proveerá». Por tanto se dice hoy: «En el monte de Jehová será provisto». Llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, y le dijo: --Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado a tu hijo, tu único hijo, de cierto te bendeciré y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; tu descendencia se adueñará de las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz. Regresó Abraham adonde estaban sus siervos, y juntos se levantaron y se fueron a Beerseba. Y habitó Abraham en Beerseba.
Génesis 22:1-19
Unos setente días despúes del Aid el Fitr del mes de Ramadán en el que los musulmanes conmemoran el sacrificio del profeta Mohamed con el ayuno, se presenta el día del عيد الأضحى (Aid el Adha), es decir, la celebración del sacrificio. El Aid el Adha es comunmente conocido como Aid El Kebir o la Gran Celebración, una fiesta que rememora el momento en el que Abraham fue a sacrificar a su hijo, justo como hemos leído antes, por petición de Dios, hasta que Dios envió al ángel para evitarlo y decirle que sacrificara en su lugar a un carnero.
Es en estos días cuando musulmanes de todo el mundo hacen eco de estos hechos, sacrificando en sus casas (o en mataderos) a un carnero, una vaca, o incluso un búfalo, esto es, animales rumiantes en general.
Este año el Adha es el lunes 8, y hoy domingo muchos musulmanes optan por ayunar (o lo vienen haciendo hace unos 9 días), si bien, este ayuno es voluntario.
Ríos de sangre por las calles
En cualquier momento de estos días, no solamente el mismo día del Adha, se pueden encontrar en las calles de los países musulmanes grupos de personas observando la matanza de uno de estos animales y su posterior desmembración en tercios: se les degolla siguiendo las prácticas permitidas en el Islam (o halal). Aunque a veces pueden variar, normalmente el animal debe ser aturdido, después se realiza una incisión en la espalda, cortándose la vena yugular y la arteria carótida. Así se procede al desangramiento. Ha de dejarse intacta la espina dorsal. En este enlace se detalla mucho mejor el sacrificio de los animales con diferentes perspectivas: http://www.institutohalal.com/2008/10/04/del-sacrificio-de-animales-en-el-islam/#more-346
Viviendo el Aid el Kebir
Para los que no están acostumbrados a tener en las puertas de sus casas una verdadera carnicería, estas fechas pueden resultar un tanto desagradables. Primero, puedes encontrarte una oveja sentada plácidamente en la puerta de tu casa, comiendo hierba y mirándote con cara desaflojada e incomprensible. Cualquier lugar de la calle se convierte en un improvisado corral donde pastan búfalos o vacas. Esto conlleva el caracterísitico olor animal... aunque quizás es más desagradable ver el degollamiento y el descuartizamiento del bicho.
Los que somos de pueblo decimos que ya estamos acostumbrados, sabemos que los pollos y la carne no llega envasada en plásticos a los supermercados. Aún así... muchos huyen de las calles más teñidas de sangre.
Pasas por ellas levantándote cuidadosamente los bajos del pantalón o la falda, pero no puedes evitar echar un vistazo e incluso hacer unas fotos en las que todos posan orgullosos. Y tú te sientes también orgullosa porque luego esa carne de búfalo estará en la paella con la celebrarás el Aid el Kebir. Son días de fiesta. Mientras en España se celebra el puente de la Constitución y la Inmaculada Concepción, en Oriente Medio celebramos el Aid el Kebir de la misma manera que se celebra el Ramadan: entre familia y amigos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Srta ITXA: Ha tratado usted de explicar que primero estuvo el Judaismo, y luego el Islam?
O ha tratado usted de explicar, a quienes todavia dudan de ello, que el Islam "moderno" sigue siendo algo cruento, lleno de sangre derramada?

syriangavroche dijo...

Tengo recuerdos muy bonitos del Eid de cuando era pequeño en Siria, es como la navidad aquí, una fiesta para los niños, sobre todo en familias no muy religiosas..

Que se alegren un poco por allí, que buena falta les hace

Un saludo

itxa dijo...

Gracias Syrian Gavroche por compartir con nosotros tus recuerdos... un saludo a ti también y feliz aid

itxa dijo...

No, señor Anónimo. Primero estuvo el Judaismo, luego el Cristianismo y luego el Islam.

No tengo que explicar algo con lo que no estoy de acuerdo. La proxima vez, señor ANONIMO, haga usted uso de los comentarios un poco mejor. Se lo agradeceremos todos.

Assalem we Alaykom